View Resource File >

Los investigadores han descubierto los efectos positivos que tiene el matrimonio en la vida de los adultos. Por ejemplo, tienen vidas más largas, sanas y prósperas. Los niños que viven en hogares con sus padres biológicos y casados generalmente tienen un nivel más alto de vida, les va mejor en la escuela, tienen menos problemas de comportamiento y menos probabilidades de sufrir algún tipo de abuso, en comparación con los niños que tienen una estructura familiar diferente. Esto no significa que los hijos de padres solteros no tendrán una buena vida, o que los niños que tienen padres casados no tendrán problemas, pero hay menos probabilidades que los niños que viven con padres en un matrimonio saludable presenten estos problemas. El aprender a tener un matrimonio saludable comienza cuando los niños observan la relación de sus padres o de otros parientes.